viernes, 12 de septiembre de 2014

EL FUTURO Y EL PRESENTE DE LA PATRIA ESTÁ EN LA JUVENTUD




Luis Monterrosa
Director IDHUCA



Lo sabemos bien. Lo repiten los políticos, las organizaciones, la Iglesia... casi todo mundo. Lastimosamente se dicen de diente a labio.
La celebración de la Independencia es momento propicio para recordarlo, pero sobre todo para desafiar a todo mundo a poner en acciones la realidad de lo que decimos.
La juventud es uno de los grupos sociales cuyos derechos son continuamente violados con la consiguiente pérdida de futuro y de esperanza; conviven con pocas posibilidades en educación, en desarrollo humano, etc. que permitan que efectivamente se constituyan ya en la realidad del futuro del país.
La juventud está en el centro del huracán. Un principio básico del enfoque de transformación de conflictos dicen que deben participar activamente todos los involucrados y afectados por el problema. Respecto lo que hoy es el país, y mirando de cara al futuro de nuestro país, sin lugar a duda la juventud debe tener el protagonismo necesario para discutir los grandes problemas del país e incluso tomar las decisiones pertinentes.
Por tanto, es clave que las instituciones, sociedad civil y estado, determinen como elemento procesual el desarrollo responsable del protagonismo juvenil. Hace veinte años era rarísimo hablar de enfoque de género en nuestros planes de trabajo. Ahora se va haciendo costumbre. De la misma manera deberíamos poder incluir una perspectiva transversal del fortalecimiento del protagonismo juvenil. Eso implica, abrir espacios, desarrollar la actitud de escucha y diálogo, desarrollar un liderazgo comprometido con la fuerza que dan las mayorías populares y con la civilización de la pobreza.
Entonces podremos cantar a todo pulmón:
“Saludemos la patria orgullosos
de hijos suyos podernos llamar”


Editorial 11 de septiembre de 2014