jueves, 19 de julio de 2012

(Benjamín Cuéllar, editorial de la Radio YSUCA, 19/07/2012)


(Benjamín Cuéllar, editorial de la Radio YSUCA, 19/07/2012)

NI DE UNO NI DEL OTRO

Este miércoles 18 de julio recordé un par de seres nacidos esa fecha, que desde hace mucho sellaron mi existencia. Uno cumplió noventa y cuatro años de vida; el otro estaría arribando a los noventa y uno, pero falleció hace once. El primero nunca lo he tenido frente a mí; el segundo estuvo hasta el final de su camino y, pese a su ausencia física, sigue a mi lado. No son las únicas personas que me han marcado a lo largo del medio siglo y más que, bien o mal, llevo en tránsito por este mundo; pero sí son dos de las más decisivas: Nelson Mandela, ejemplo viviente de dignidad irreductible, y Roberto Emilio Cuéllar Milla, mi padre.

¿Por qué los traigo a cuenta hoy y por qué escribo en primera persona? Pues para que me sirvan de referentes en un escenario como el actual donde, a veinte años del “adiós a las armas”, el país se encuentra inmerso en uno de los trances más riesgosos de su prolongada posguerra y porque en esta especial coyuntura –cuyo desenlace es clave en el corto y mediano plazo– cualquiera descalifica a quien quiera de forma irresponsable y prácticamente impune. El argumento esencial esgrimido para ello se basa en el mismo fundamentalismo enunciado por George W. Bush, tras los terribles sucesos del 11 de septiembre del 2001. “O estás conmigo”, dijo más o menos, “o estás contra mí”.

Tan pedestre, politiquera y necia formulación se cae sola en el país cuando –por citar algo– hace casi catorce años, exactamente en septiembre de 1998, las máximas autoridades de la seguridad pública acusaron al IDHUCA de orquestar un supuesto “plan” mediante el cual buscaba “desprestigiar” a la Policía Nacional Civil (PNC). Nuestro “pecado”: denunciar la participación de miembros de la corporación en los asesinatos de la locutora radiofónica Lorena Saravia, del joven Adriano Vilanova y de Ramón Mauricio García Prieto Giralt. El tiempo y sobre todo la valiente y digna tenacidad de las familias de las dos últimas víctimas, nos dieron la razón para desmentir a los funcionarios empeñados en hacer creer que esa legítima lucha era fruto de un “complot” universitario para “favorecer” a un partido político.

Y más cercana, una noticia estremeció al país en los primeros días de agosto del 2011. A petición de Eloy Velasco, juez sexto de la Audiencia Nacional de España, INTERPOL envió a Cancillería las “alertas rojas” para capturar a nueve militares acusados de participar en la masacre ocurrida en la UCA, el 16 de noviembre de 1989. A eso se llegó, por una denuncia en el país ibérico donde –al igual que acá– es reconocida la competencia de la justicia universal; una organización española y otra estadounidense, la presentaron a finales del 2008 tras los procesos fraudulentos que el sistema salvadoreño montó ante la batalla librada en solitario por nuestra Universidad, a través del IDHUCA, durante casi dos décadas.

¿Qué dijo entonces la dirigencia del derechista partido Alianza Republicana Nacionalista (ARENA)? Que era una “especie de campaña preelectoral y una cortina de humo que se está dando ante los verdaderos problemas al que el país está sometido”. ¿Y qué dijo la del izquierdista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) en su reducidísimo comunicado al respecto?  Que por ser “un tema de interés nacional” debía “prevalecer la prudencia y la responsabilidad política”, añadiendo que “por respeto a las víctimas”, consideraba “inconveniente” que fuera “asumido con propósitos grupales, partidarios o electorales”. El ahora principal aliado de lo que un día fue expresión de rebeldía contra la injusticia, también se pronunció. El partido Gran Alianza de la Unidad Nacional (GANA) expresó entonces su “total respaldo” a los imputados y demandó, en boca de Guillermo Gallegos, sensatez a la Corte Suprema de Justicia al momento de evaluar la situación” y que no arrestaran a los militares “por la estabilidad del país”.

Ejemplos sobran para demostrar que unos y otros han dicho de todo sobre nuestra labor, dependiendo de sus particulares intereses partidistas. Para unos, hemos sido “utilizados” por la “izquierda chavista”; para otros “vendimos la sangre de los mártires de la UCA” a la “derecha escuadronera”. Lo han afirmado por igual quienes antes decían luchar por el socialismo y quienes defendían con todo el capitalismo, pero que ahora se encuentran confundidos en el cinismo que reina dentro de la política del siglo XXI.

En ese marco, cuánta vigencia adquiere el tango “Cambalache”. “Hoy resulta que es lo mismo –cantó el gran “Discepolín” en 1935– ser derecho que traidor, ignorante, sabio o chorro, generoso o estafador... ¡Todo es igual! ¡Nada es mejor! Lo mismo un burro que un gran profesor. No hay aplazados ni escalafón, los ignorantes nos han igualado. Si uno vive en la impostura y otro roba en su ambición, da lo mismo que sea cura, colchonero, Rey de Bastos, caradura o polizón”.

En estos tiempos de desconcierto y desencanto, entre asesinos de la esperanza y falsos redentores, rodeados de soberbia y altanera prepotencia política, en medio de tantos convertidos a la democracia por obra y gracia de quién sabe quién, sigue existiendo –por encima de eso– la búsqueda sincera de referentes donde debe ser: entre las justas aspiraciones históricas de nuestro pueblo y de otros pueblos. Ahí es donde ubico a esos dos seres humanos nacidos un 18 de julio.

Mandela, recién salido de prisión tras veintisiete años de injusto encierro pero sin dejar de ser libre, se negó a vivir con lujos y prefirió –como narra en su autobiografía– permanecer en “una casa que por su tamaño y precio parecía poco apropiada para un líder […]”. Por eso, sostiene “Madiba”, “[r]echacé la recomendación durante todo el tiempo que me fue posible. No solo quería vivir entre mi pueblo, quería vivir como él”.

Y mi padre, a quien el admirado y querido doctor René Fortín Magaña –al hacer el recuento de quienes le marcaron la existencia durante su juventud– recordó en algún momento así: “Por su parte, los doctores Napoleón Rodríguez Ruiz y Roberto Emilio Cuéllar Milla, rector y secretario de la Universidad de El Salvador en 1960, se enfrentaron heroicamente a las tropas gubernamentales”. De él guardo, entre lo más preciado que me dejó, un libro: “No hay amor más grande, que el que da la vida por los demás”.

¿Renunciar a eso y al legado de otras tantas vidas ejemplares, famosas o anónimas pero igualmente dignas, para tomar partido por una de esas dos bandas politiqueras de hoy? ¡Nunca!

Por eso retomo las palabras del padre José María Tojeira, en respuesta a quienes en septiembre de 1998 acusaban sin fundamento al IDHUCA. El entonces rector de nuestra Universidad sostuvo que la labor del Instituto era extensa, amplia y muy necesaria en el país. “Extensa –afirmó– en lo que es educación en derechos humanos, en lo que es formación de personas en derechos humanos; y muy amplia porque hemos dado cursos incluso a la PNC sobre el tema […] El otro aspecto más concreto y educativo es el de la defensa, apoyo y asesoría a personas que han sido víctimas en sus derechos fundamentales. En este terreno, la labor del IDHUCA no se centra en la simple denuncia sino que trata fundamentalmente de conseguir, a través del acompañamiento de las víctimas, que las instituciones del país funcionen realmente”.

“Lo que queremos –añadió Chema– no es armar escándalo, ni desestabilizar, ni crear problemas a la gobernabilidad del país […] creemos firmemente que éste solo será estable y gobernable cuando las instituciones funcionen […] Nuestro trabajo consiste más bien en apoyar la institucionalidad, la legalidad del país, que funcionen realmente las instituciones y que sean éstas las que garanticen los derechos de las personas. No nos creemos garantes de los derechos de las personas, pero sí nos creemos parte de las ciudadanía responsable”. De ahí que sigamos, aunque ladren…

Entrevista a Benjamín Cuéllar:


jueves, 26 de enero de 2012

Emigración irregular y derechos humanos

Este 25 de Enero, en San José Las Flores, Tonacatepeque se llevó a cabo un breve convivio para abordar el tema de la emigración irregular.
Personas de la comunidad brindaron sus testimonios

Se contó con la presencia de un consultorio migratorio itinerante para las personas que requieran de asesoría en esta materia.

Esta actividad se inserta en una serie de talleres que desarrollaremos en el marco de un proyecto destinado a la prevención de la migración irregular y derechos humanos. Nos acompaña el Museo de la Palabra e Imagen con una exposición fotográfica y hemos colocado a disposición de las comunidades un consultorio jurídico itinerante en materia migratoria.

Ambientalistas de Cabañas denuncian atentado contra sacerdote

Este día miembros del Comité medioambiental de Cabañas, la Asociación AMigos de San Isidro, el CESTA e IDHUCA denunciaron las amenzas y agresión contra el sacerdote Neftaly Ruiz por parte de unos supuestos "estudiantes" universitarios quienes robaron material del trabajo que el sacerdote desempeña como Secretario del Comité medioambiental.

Este hecho se suma a una serie de eventos (asesinatos y amenazas) que vienen sufriendo miebros de este grupo que encabeza una lucha contra la explotación minera en la zona, hechos cuyas investiagaciones no avanzan. Por esa razón, solicitaron la pronta aprobación de la ley que está en discusión legislativa para prohibir dicha explotación y mayor voluntad para escalarecer los asesinatos, atentados y amanezas sufridas.

nota relacionada: http://www.contrapunto.com.sv/sociedadcivil/denuncian-acciones-contra-ambientalistas

viernes, 16 de diciembre de 2011

El récord del Caso “Récord”

Desde el 24 de octubre del corriente año se celebra la vista pública en el proceso judicial abierto por la contaminación ambiental en El Sitio del Niño, municipio de San Juan Opico, departamento de La Libertad, cuya responsabilidad recae en la sociedad Baterías de El Salvador, S. A. de C. V.. En este caso, el IDHUCA participa como querellante; es decir, en representación de las víctimas afectadas.

Hasta la fecha, luego de ocho semanas de audiencias, se han resuelto diversos incidentes alegados tanto por la Fiscalía General de la República como por la querella y la defensa de los imputados; se trata de alegatos de las partes para que dicha vista pública no se realice o sobre pruebas que no debían admitirse. En todo eso, la que salió mal parada fue la defensa debido a que los jueces declararon nula una prueba pericial que había ofrecido. En ese marco, la defensa de los imputados y de Baterías de El Salvador S. A. de C. V. apelaron para revertir el daño que sostienen se les ha causado en el proceso, lo cual está pendiente de ser resuelto por la Cámara de la Cuarta Sección del Centro con sede en Santa Tecla.

Posteriormente, han declarado doce peritos: diez estadounidenses, uno mexicano y otro salvadoreño. Sus opiniones técnicas han versado sobre análisis especializados realizados en el laboratorio estadounidense ANA-LAB de suelo, ceniza, escoria superficie, agua sangre y cristalografía.

El 13 de diciembre declaró el perito Fabián Ayala, del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN), quien hizo un análisis de modelación de dispersión de contaminantes de Baterías de El Salvador S. A. de C. V. cuando funcionaba; consistió en obtener datos climatológicos de la zona sobre temperatura, dirección del viento y nubosidad para luego determinar la altura de las chimeneas de los hornos 3 y 4 de la fábrica, así como la de los edificios aledaños. Ello, para establecer los posibles puntos de impacto del plomo emitido por las chimeneas en la zona de El Sitio del Niño, mientras la fábrica estaba en actividad.

Sobre la declaratoria del abandono de la querella de la Oficina de Tutela Legal del Arzobispado, es importante aclarar que esta institución ha apelado para que sea la Cámara de la Cuarta Sección del Centro, con sede en Santa Tecla, la que resuelva si continúa o no participando en el proceso. Sin embargo, la querella que ejerce el IDHUCA en representación de las víctimas integrantes del Movimiento Sin Plomo, no ha sufrido ninguna modificación; por tanto, se sigue siendo parte en el juicio luchando por los derechos de las comunidades representadas.

Se estima, que esta vista pública se prolongue más allá del primer trimestre del próximo año debido a la complejidad del caso. El IDHUCA, por su parte, prepara otras denuncias por el delito de lesiones en las víctimas de El Sitio del Niño siempre contra la misma empresa.