jueves, 20 de mayo de 2010

IDHUCA CLAUSURA CURSO SOBRE EXTORSIONES Y DERECHOS HUMANOS


Rocío Fuentes
17/05/2010
Nota elaborada y publicada por:
Oficina de comunicaciones UCA

Del 26 de abril al 7 de mayo, agentes de la División Antiextorsiones de la Policía Nacional Civil asistieron a la Universidad para participar en el Curso en Investigación de Extorsiones y Derechos Humanos, organizado por la PNC, la Fiscalía General de la República y el Instituto de Derechos Humanos de la UCA (IDHUCA). La clausura de la capacitación tuvo lugar la tarde del viernes 7 de mayo en la Sala “Elba y Celina” del ICAS.

En el acto de cierre, Ricardo Antonio Rugalo, inspector de la División Antiextorsiones de la Policía, explicó que los participantes del curso fueron en su mayoría agentes de los Equipos Locales Antiextorsiones (ELA) que tienen poca experiencia de campo. Por ello, “el curso les sirve a los muchachos para solventar sus inquietudes y conocer de manera más completa cómo es el tratamiento de la información que se maneja, ya sea con la víctima o con el criminal”.

Por su parte, Benjamín Cuéllar, director del IDHUCA, afirmó que el curso se enmarca en los esfuerzos de fomentar la participación ciudadana y contribuir al fortalecimiento de las instituciones desde la academia. “La UCA está dispuesta a apoyar a las organizaciones que merecen ser apoyadas. ¿Cómo logramos ese apoyo? Desde la mano dura y desde la mano amiga”, razonó. Y es que, según Cuéllar, la mano dura consiste en denunciar cuando se cometen errores o atropellos a los derechos humanos; y la mano amiga se refiere a la ayuda y respaldo que se brinda a las instancias gubernamentales.

En ese sentido, la capacitación se realizó con la idea de contribuir al desarrollo de las habilidades y destrezas de los ELA. Para ello, cada una de las instituciones organizadoras aportó sus fortalezas. “Este curso se dividió en tres grandes áreas: la primera tuvo que ver con el marco jurídico-legal; luego, se desarrolló todo el sistema de operación en una investigación y los procedimientos de un agente en la captura de un extorsionista; por último, se tomaron en cuenta los derechos humanos en el manejo de la información y las víctimas”, resumió Juan Luis Botello, educador del Instituto.

Durante los diez días de trabajo del curso, se impartieron ponencias, se realizaron simulacros de negociación, ejercicios de camuflaje y exposiciones, así como análisis de delitos. Al final de la capacitación, los agentes formularon una propuesta para llevar a cabo una negociación. De acuerdo a uno de los investigadores participantes, este esfuerzo se realizó con la idea de que la Fiscalía y la Policía retomen algunos elementos para aplicarlos en las investigaciones de campo y, así, contribuir a la estandarización de los procedimientos entre los Equipos Locales Antiextorsiones, que están ubicados en los principales municipios del país.

Botello considera que la relación entre las tres instituciones organizadoras ha sido constante desde hace algunos años. De hecho, en julio próximo iniciará un diplomado en investigación criminal dirigido a fiscales, policías y a personal de Medicina Legal y de la Academia Nacional de Seguridad Pública (ANSP).