viernes, 21 de octubre de 2016

El triunfo de todos

Publicado en la sección Opiniones del Diario CoLatino el 18 de octubre de 2016.

José M. Tojeira

Por fin el centro de arbitraje CIADI ha dado la razón a El Salvador. Y no sólo la razón, sino que ha obligado a la Pacific Rim a pagar una parte de los costos del litigio. Se ha puesto al fin freno a los intereses desbocados de una empresa minera sin escrúpulos que pedía una enorme indemnización por el hecho de que no se le permitió abrir minas de cielo abierto en El Salvador. De nada servía la oposición de los campesinos, de los grupos y sectores ambientalistas, de la Iglesia Católica y otras iglesias. La Pacific Rim – Oceana Gold llegó incluso a editar publicaciones llamando mentirosos, enemigos de los pobres etc., a quienes se oponían a la minería a cielo abierto. La insistencia en la seguridad de la minería verde contrastaba con los constantes derrames de sustancias contaminantes en los proyectos mineros. Desde el año 2014 ha habido derrames de sustancias tóxicas, sulfato de cobre, cianuro y otros venenos, en Perú, Argentina, México, Estados Unidos y otros países. Las empresas mineras, por supuesto, fueron las protagonistas. Si mencionáramos los casos de derrames contaminantes habidos desde 1990, no cabría la lista en este artículo. Pero la mentira y el afán de riqueza tenía empresarialmente más poder que la terrible amenaza que constituiría para un país tan pequeño como el nuestro un derrame en las partes altas del río Lempa. Empresas lamentablemente apoyadas por el gobierno de Canadá, al menos en el momento de máxima tensión en que los campesinos reclamaban el freno de las prospecciones en el departamento de Cabañas.

En esta lucha hay que honrar especialmente a la gente sencilla que en medio de un relativo desamparo no abandonó nunca su lucha. Algunas personas fueron asesinadas, Ramiro Rivera entre los más conocidos. La resistencia popular no se echó para atrás, incluso en esas circunstancias claramente alentadas y propulsadas por los intereses mineros. Nuestra gente no se asustó frente a la amenaza y la muerte, a pesar de que las autoridades no respaldaron a la población ni con la investigación ni con la diligencia necesaria. La victoria en el CIADI no ha sido tanto gubernamental y política, sino sobre todo una verdadera victoria popular. Exceptuando algunas instituciones fuertes como la Procuraduría de Derechos Humanos y algunas otras, los poderes habituales de El Salvador no se complicaron demasiado en el tema. Algunos de nuestros empresarios llegaron a tener una posición intermedia, viendo pros y contras pero sin pronunciarse. Al final era difícil encontrar a alguno que se opusiera públicamente a las empresas mineras. Y mucho menos de modo corporativo. Los campesinos, aun viendo cómo la minera compraba intereses y personas, a veces de su mismo vecindario, se mantuvieron siempre firmes en su oposición. Son ellos los que le hicieron un verdadero favor a El Salvador, sin que seamos capaces a veces de agradecérselo. Un verdadero favor, porque en el caso de un derrame de tóxicos en la cuenca del río Lempa, los perjudicados no serían solamente los habitantes de las zonas aledañas, sino las tres cuartas partes de El Salvador. Gente sencilla nos ha librado de un desastre nacional, y no los tanques de pensamiento o los poderes terrenales que dominan el país. Ciertamente los pobres fueron mucho más coherentes que algunos propietarios de medios de comunicación que pasaron, con más interés en el dinero que en la ética, los anuncios mentirosos de la minería verde, sedicentemente segura y animadora del desarrollo humano. Más patriotas los campesinos que algunos grandes empresarios que no tuvieron problemas en presentarse en público con Frank Giustra, millonario dueño de Oceana Gold – Pacific Rim. Este millonario canadiense, calificado como filántropo, dona algunos de sus millones para fines sociales, siempre administrados desde la riqueza y el poder. Y gana con sus donaciones la simpatía de políticos, a los que no les importa que el dinero vaya manchado con la sangre de mineros.

En este contexto de agradecimiento viene a la memoria la reunión de más de quinientos campesinos en la UCA, que llegaron al auditorio Ellacuría para un conversatorio en el que participó, entre otros, el entonces ministro de medio ambiente, Hugo Barrera que, hay que decirlo, en aquel momento animó a los campesinos a seguir luchando en la causa del no a la minería. Esta reunión masiva y de voz potente campesina contra la minería, sirvió posteriormente como prueba frente a la afirmación de la Pacific Rim en el CIADI que, mintiendo una vez más, aseguraba que nunca se habían reunido más de 30 o cuarenta personas para protestar contra la minería. Esos campesinos que dedicaron tiempo, que se movilizaron, que salieron de su ambiente para defender sus intereses y los mismos intereses de El Salvador, son los que ahora merecen el agradecimiento nacional.

Una mención especial merece el abogado Luis Parada. Este salvadoreño es el coordinador del equipo de abogados del bufete Foley Hoag que representa a El Salvador contra la Pacific Rim. Ha estado viajando sistemáticamente a El Salvador para hablar con todos. Desde la gente más sencilla a la más encumbrada. Algunos no le quisieron recibir pero nunca se desanimó. Ex capitán de la Fuerza Armada y abogado titulado en Estados Unidos, hombre de un profundo humanismo, y con esa cualidad de ser salvadoreño y vivir y trabajar profesionalmente en el Norte, ha sido una pieza fundamental en este arbitraje. Sobre su dimensión humana baste con decir lo siguiente. La mayor parte de su vida militar la pasó vinculado a la guerra civil salvadoreña. Pero a principios del año actual participó con un general norteamericano, un expresidente salvadoreño y un excomandante de las FPL en un foro en Nueva York sobre los acuerdos de paz en El Salvador. Cuando salió el tema del juicio de los jesuitas, tanto el exmandatario como el exguerrillero se pronunciaron en favor de que no hubiera juicio para los militares, ni siquiera por graves violaciones de Derechos Humanos. Luis Parada y el general norteamericano Mark Hamilton se pronunciaron por la verdad y por el enjuiciamiento. El ex capitán y ahora abogado dijo entre otras cosas: “Quienes hicieron ese crimen le hicieron un grave daño al país y es necesario un esclarecimiento. Hasta ahora nadie se ha hecho cargo ni ha aceptado su responsabilidad.” Todo un buen ejemplo de un hermano cercano de los Estados Unidos, sobre cómo debe encararse el abuso de las transnacionales en el mercado y el abuso de la fuerza estatal dentro de nuestro país.