miércoles, 9 de julio de 2008

EMPRESAS MINERAS DIVIDEN A LAS COMUNIDADES

Este martes 8 de julio, el IDHUCA, la Conferencia Episcopal de El Salvador (CEDES), OXFAM América, la Mesa Permanente de Gestión de Riesgos, el Foro Nacional del Agua y la Mesa Nacional contra la Minería Metálica se pronunciaron contra los actos intimidatorios que un grupo de personas no identificadas, pero que afirman estar a favor de la “minería verde”, realizan contra quienes se oponen a la extracción de metales en el país.

Las acciones van desde los ataques verbales hasta las manifestaciones públicas. La más preocupante de todas se dio este 30 de junio cuando dos buses y una camioneta llenos de personas desconocidas se concentraron durante tres horas frente a las oficinas de OXFAM América en una acción intimidatoria contra esta agencia de cooperación canadiense por su apoyo a las organizaciones que defienden el ambiente de las zonas amenazadas por las empresas mineras.

Éstas, encabezadas por Pacific Rim, están sembrando el enfrentamiento entre vecinos, provocando la ira en sus empleados contra quienes se oponen a que operen en la zona de Chalatenango y Cabañas. Además de esta estrategia y de la millonaria campaña publicitaria, han financiado proyectos en San Isidro y Sensuntepeque con el fin de obtener la buena voluntad de los alcaldes y evitar que éstos sean protagonistas de la defensa de los recursos naturales de sus municipios.

Ante todo esto, Mons. Elías Bolaños, Obispo de Zacatecoluca mostró su preocupación porque se sigue impulsando un modelo de desarrollo que privilegia el lujo y la ganancia, y citó el numeral 471 del documento de Aparecida, del Consejo Episcopal Latinoamericano, que señala: “En América Latina y el Caribe se está tomando conciencia de la naturaleza como una herencia gratuita que recibimos para proteger, como espacio precioso de la convivencia humana y como responsabilidad cuidadosa del señorío del hombre para bien de todos. Esta herencia se manifiesta muchas veces frágil e indefensa ante los poderes económicos y tecnológicos”. Según Mons. Bolaños, en Cabañas y Chalatenango, esta herencia está siendo utilizada para dividir y eso es peligroso para el país.

Finalmente, Benjamín Cuéllar, director del IDHUCA apuntó que las empresas mineras han lanzado una campaña llena de falsedades y están manipulando a la población y jugando con su pobreza. Además agregó que desastres como el de la Málaga y la comunidad Melara, y la amenaza de la extracción minera pueden ser mayores porque en el país “sólo existe un río grande y muchas instituciones pequeñas que no están a la altura de lo que la situación demanda. El gran río (el Lempa) se puede contaminar por la minería y las instituciones pequeñas no podrían sancionar o aplicar la ley porque también es pequeña”, sentenció.